Las finanzas públicas después del coronavirus -Covid-19

Tributario

Las finanzas públicas después del coronavirus -Covid-19

LAS FINANZAS PÚBLICAS DESPUÉS DEL CORONA VIRUS COVID-19

 

Por: Mauricio Jaimes Roa

Contador Público

Magister en Administración de Empresas con énfasis en Finanzas

Especialista en Revisoría Fiscal y Contraloría

Consultor en Finanzas Públicas

Docente ESAP

 

La  tormenta epidemiológica que azota al mundo actualmente conocida como el CORONA VIRUS-COVID-19, y de la cual el país no pudo escapar vislumbran tiempos muy duros quizás nunca antes vistos en la economía y por ende en las finanzas públicas del gobierno central, departamental, distrital y municipal.

El Presupuesto General para el año 2020 aprobado sin prever esta pandemia  fue de 271,7 billones cuya financiación vía impuestos será de 158 billones, es decir más del 58%, y el resto será de recursos de capital y algunos fondos especiales de la nación, así como de ingresos de los establecimientos públicos; y si a eso se suman  otros factores relevantes como es el precio del barril del petróleo referencia Brent para Colombia  a escasos 30 dólares por barril promedio, resultado de la puja entre los dos grandes productores a nivel mundial, Arabia Saudita y Rusia; naciones que no evidencian interés en ceder y que unido a la desmesurada devaluación del peso frente al dólar, permean un panorama  muy incierto y desolador.

Con este pronóstico  tan oscuro para las finanzas del gobierno central donde debido a la cuarentena el aparato productivo está a menos de media marcha, citando algunos ejemplos como los establecimientos de comercio, restaurantes, sitios de diversión y esparcimiento, así como el sector de la construcción que es uno de los principales jalonadores de la economía , máxime en la población menos favorecida, dada la vinculación de mano de obra no calificada-  Lo anterior sencillamente redunda, en que no habrá el ingreso de impuestos presupuestados por Impuesto de  Renta, IVA, Impoconsumo, Retenciones en la fuente, aranceles, precios de transferencia, Gravamen al movimiento financiero entre otros, pero lo más grave es que la balanza se afectará debido al aumento e intensidad del gasto,  producto de todo lo que le tocará subvencionar al gobierno nacional;   es ahí donde surge la pregunta mágica ¿ y la plata de dónde?.

Por otro lado está el otro dolor de cabeza de las finanzas y es la Deuda Pública que de acuerdo al último informe la Contraloría General de la República dio a conocer sobre la situación de las finanzas públicas en la vigencia 2018, donde se destaca el incremento de la deuda en $60,66 billones, al pasar de $516,59 billones de pesos en 2017 (56,6% del PIB) a $576,9 billones (o sea el 59,0% del PIB) y lo que se espera si el precio del dólar no desciende de los $4.000 pesos y el precio del barril no escala a la cifra presupuestada que fue cercana a los 50 dólares por barril.

Desde la perspectiva de los entes territoriales el augurio no es menos desolador pues los ingresos de los departamentos dependen en gran medida de los ingresos que les transfiere el gobierno central pues solo en un 24% de sus ingresos son propios, pero con la gravedad de que más del 50% de los ingresos tributarios departamentales provienen de los gravámenes al cigarrillo, a la cerveza, a las bebidas alcohólicas y a las loterías y juegos de azar, y si todo este aparato generador de ingresos esta disminuido sencillamente no habrá recaudo, aparte el impuesto vehicular que es otra fuente importante de financiación,  ese impuesto  en la mayoría de departamentos ampliaron plazos para que sus contribuyentes lo paguen, pero seguramente una gran proporción no podrán hacerlo y por el contrario el gasto si desbordante por todo lo planeado y lo no planeado como es la pandemia del COVID- 19 volvemos a la pregunta inicial ¿ y la plata de dónde?. Sin olvidarnos que la gran mayoría de departamentos tiene un endeudamiento muy alto con la banca comercial y su fuente de financiación son los Ingresos Corrientes de Libre destinación que en todos los casos se encuentran pignorados en más del 100% y si no les entran recursos suficientes hasta los gastos de funcionamiento empezarán a flaquear.

Desde los Distritos y Municipios la cadena no para pues de los 1103 municipios que hay actualmente contando con el recién creado municipio de Barrancominas que está ubicado en el departamento del Guainía, en cercanías a Brasil y Venezuela, el 90% aproximadamente son de categoría 4, 5 y 6 lo que los hace receptores de recursos del gobierno nacional hasta para su funcionamiento y tan sólo los municipios de categoría especial, 1, 2 y 3 son los únicos que no reciben transferencias  para su funcionamiento pero para inversión sí.

Los ingresos corrientes de los Distritos y municipios están apalancados principalmente con Impuesto Predial Unificado, Impuesto de Industria y Comercio, Sobretasa a la Gasolina, Impuesto de Delineación Urbana, entre otros; siendo estos los más representativos,  sin constituirse  en la gran mayoría, pues no alcanzan un 30% de los ingresos totales para los municipios más grandes,  pero que ante la coyuntura de salud pública actual y con el aparato productivo a menos de media marcha estos ingresos no van a llegar como lo habían planeado y aprobado los respectivos concejos municipales.  El gasto para la nación, los departamentos al igual en los distritos y municipios no se detendrá - volviendo a surgir dos preguntas anteriores ¿y la plata de dónde? Súmele a esto otra desdicha más y es el endeudamiento desbordado de algunos distritos y municipios con la banca comercial, donde muchos de ellos tienen pignoradas sus rentas propias también en su totalidad.

Es el momento entonces para que los administradores de las finanzas públicas desde lo central, departamental, distrital y municipal definitivamente piensen en la importancia de la austeridad del gasto y reducción de la burocracia, pues desafortunadamente fueron elegidos para un periodo donde deben sacar toda su casta de líderes y ayudar a sacar a flote todo este colapso epidemiológico y económico que se avecina.

 


Compartir

Comentarios


Artículo sin comentarios

Escribe un comentario