LÍDERES INSPIRADORES, PROPÓSITO SUPERIOR CON COHERENCIA

Por: Oscar Javier Jiménez Yepes 

LÍDERES INSPIRADORES, PROPÓSITO SUPERIOR CON COHERENCIA

“Empieza haciendo lo necesario, después lo posible y de repente te encontrarás haciendo lo imposible”
San Francisco de Asís

 

En este artículo no me voy a dedicar a hablar de los avances tecnológicos, ni siquiera de la innovación, ya que esto sería insuficiente sin personas inspiradas hacia el logro de un propósito común y comprometidas con la visión de la organización.

 

Cuando me refiero a propósito superior, podría sonar romántico y hasta cursi, sin embargo, en mi experiencia, las organizaciones que definen con claridad un propósito superior, son las que más resultados producen para todos sus grupos de interés.

 

Quiero traer algunas reflexiones de John Coleman en el artículo “El propósito no se encuentra, se construye” publicado en Harvard Business Review. Empiezo con la siguiente afirmación del autor: “Para lograr un propósito profesional, la mayoría deberíamos centrarnos tanto en hacer que nuestro trabajo nos resulte significativo como encontrarle un sentido. Dicho de otra manera, el propósito es algo que se construye, no algo que se encuentre. El reto es el resultado de centrarse en lo más significativo y útil del trabajo, en hacerlo de forma que ese significado, ese propósito, se refuerce y se convierta en el centro de atención.”

 

Es así como el conductor de un bus escolar está protegiendo la vida y velando por la seguridad de los niños que le han sido encargados, una empresa de cobranzas que asesora a los deudores para que puedan resolver sus problemas financieros y cumplan sus sueños, una empresa de software que quiere mejorar la experiencia de los contadores, transformando esta profesión en una muy importante y hasta “sexi”.

 

Cuando este propósito superior se conecta con cada persona, se da el gran salto, colaboradores comprometidos, que encuentran un fuerte significado en su trabajo, que entienden como están impactando muy positivamente a los grupos de interés, que como consecuencia de esto generan mucho valor para los clientes, para ellos mismos y para la organización.

 

La situación aquí planteada difícilmente sobreviene de manera natural y espontánea en todos los colaboradores, se necesita un liderazgo que movilice a los equipos y los conecte con el propósito final de cada organización, competentes, cercanos, dispuestos a servir a sus equipos de trabajo y no solamente a exigir de mala forma objetivos que solo ellos conocen y a portarse como dueños de la verdad, líderes a los que da miedo a hablarles.

 

En mi ejercicio profesional me he encontrado con un grupo de líderes a los cuales Dan Cable en el artículo “How Humble Leadership really Works” publicado en Harvard Business Review denomina “Servant Leaders”. Anota el autor que el principal papel de este grupo de líderes es servir a sus colaboradores y acompañarlos en su crecimiento y desarrollo, dándoles soporte tangible y emocional para lograrlo. Servant Leader no implica servilismo, más bien crea una cultura de aprendizaje y una atmósfera que reta a los colaboradores a dar lo mejor de sí.

 

 Es un grupo de profesionales que orientan su gestión al logro de un propósito superior y han llevado a sus equipos de trabajo a límites insospechados en términos de generación de valor y productividad para las organizaciones, basando el desempeño de la empresa en tecnología de punta, lo cual les ha permitido hacer una gestión que combina de manera magistral la intuición con los hechos y los datos.

 

Destaco la coherencia de los líderes que es fundamental en la conexión de los colaboradores con el propósito superior de la organización, líderes que actúen en consecuencia a lo que predican y a la promesa de valor a los clientes.

 

Por ejemplo, si están transformando un mercado, ampliándolo a la base de la pirámide a través de simplificar el modelo de negocio y minimizar los costos de la cadena de valor, para esta visión, el propósito sería la democratización de un producto o servicio, la inclusión de la mayoría de la población en beneficios que estaban reservados para una élite muy exclusiva, el mejoramiento de la calidad de vida para esta población.

 

Para hacer realidad esta visión y este propósito, es muy importante un liderazgo caracterizado por la inclusión y no solo en temas de etnia, género y orientación sexual, sino en maneras de pensar, en aceptar que no  son los dueños de la verdad y que tienen un talento al que se le permite opinar y construir, esta parte de la inclusión, la de las ideas y diferentes maneras de afrontar las decisiones, es la más difícil de implementar, lo más normal es que el liderazgo considere que su verdad es la única existente y desperdicie ese acervo de conocimiento presente en los colaboradores de una organización.

 

En resumen, para lograr inspirar a los equipos de trabajo -conectarlos con el propósito de la organización- se necesita un liderazgo orientado a servir, a ayudar, a contribuir de manera decidida con sus equipos de trabajo y por supuesto coherente con este propósito superior que han construido para la organización, que es la mejor manera de comprometer a todos los colaboradores alrededor de él.

 

Oscar Javier Jiménez Yepes 

MBA Universidad Javeriana 
Twitter: @Inntegrity8
Facebook: Inntegrity onestopsite
Blog: http://actualidadnoticiasdeinteres.blogspot.com
Mail: jimenez.oscar@javeriana.edu.co

Compartir

Comentarios


Artículo sin comentarios

Escribe un comentario